Home Aventuras La odisea de elegir a tu ‘flaca’ perfecta
La odisea de elegir a tu ‘flaca’ perfecta

La odisea de elegir a tu ‘flaca’ perfecta

213
0

Buscar a nuestra compañera de fatigas de 2 ruedas no es tarea fácil. Vamos a llorar juntos las penas que supone andar detrás de nuestra querida bicicleta de triatlón. Bienvenidos a ‘triatletas anónimos’.

Algo está claro: una de las cosas más importantes para poder participar en un triatlón es una bicicleta. Eso es una verdad como que Gómez Noya es un crack. La elección de ‘nuestra flaca’ nos puede dar dolor de cabeza. Más incluso que poner en bucle la canción de Jarabe de Palo. Y ya bastante tenemos con las preocupaciones del curro, los mensajes vistos y no contestados del WhatsApp y los dilemas sobre qué peli del Netflix ver, como para sumar también cuestiones relacionadas con nuestro deporte favorito. ¿Problemas miles? Y yo voy a aportar el ‘mil y uno’. Porque yo lo valgo (y también lo sufro).

©License CC0

 

TIPOS DE BICI Y MATERIALES

Puff. En nuestra tienda de bicis más cercana nos podemos encontrar de todo. De todo es de todo. Todo tipo de cuadros (aero, escaladora…), ruedas (lenticulares, perfil medio…), materiales (aluminio, carbono…), marcas (Trek, Orbea, BH…). Y dentro de ese ‘todo’ tenemos el gran reto de encontrar nuestra perfecta compañera de fatigas. ¡Suerte!

 

Y AHORA LOS EXTRAS

Tenemos cuatro fabricantes principales: Shimano, Campagnolo, SRAM y Rotor. Cada uno con sus pros y sus contras. ¡Ah! Y con sus aproximadamente doscientos tipos de gamas, cada una con sus correspondientes precios. Keep calm, ¡qué no cunda el pánico!

Al final será más duro elegir una bici que ser ‘finisher’ de un Ironman

Encontrarás defensores a muerte de cada marca: al que es de Shimano no lo convencerás para que compre Campagnolo o SRAM, por ejemplo. Lo mismo que pasa cuando hablas de las croquetas de tu abuela: siempre dirás que las suyas son las mejores, aunque no hayas probado las de la mía y vivas engañado toda tu vida.

 

ES TURNO DE IRLA A BUSCAR

Amplía miras. Es un error creer que la única opción es la que te llega a la mente: Decathlon. No, mal. Existen establecimientos especializados y, por qué no, en páginas de segunda mano. Wallapop puede pasar a convertirse en tu mejor amigo. Fuera prejuicios a los materiales usados: hay quien opta por comprar una bici de segunda mano con mejores componentes por el mismo precio que una nueva más básica. Y con un trapito y la Karcher de tu cuñado, borrarás hasta la última gota de sudor.

Pasarás meses pateando tiendas y, cada día, antes de entrar al Facebook, estarás mirando anuncios. Te sentirás como Indiana Jones en la búsqueda del Santo Grial…, pero valdrá la pena.

 

HABLEMOS DE BILLETES

El GRAN condicionante. Eso sí, desde ya te te digo que empezarás con un presupuesto viable y coherente con tu nómina, pero acabarás pensándote en pedir un crédito. Típico. Suerte que tu pareja, madre-padre, perro-gato…, te pondrá el freno que tanto cuesta echar.

En definitiva, decidirnos por una bici puede llegar a acabar siendo un periodo más largo que la llegada del invierno en Juego de Tronos. Ya verás. Al final, será más duro elegir tu máquina que terminar un Ironman descalzo a 40ºC bajo el sol.

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *