Home Aventuras Llevar neopreno o ir a pelo
Llevar neopreno o ir a pelo

Llevar neopreno o ir a pelo

757
0

Utilizar el neopreno en un triatlón ¿sí o no? A veces es obligatorio, otras no está permitido. Su adquisición es todo un dilema.

Todo triatleta ha oído hablar sobre los beneficios del neopreno: nos ayuda en la flotación y posición de nado, y permite avanzar más rápido al disminuir la fricción de nuestra piel con el agua. Si, además, el agua está a pocos grados, a sus ventajas se suma evitar congelarnos como Jack Dawson en la mítica película ‘Titanic’ (aprovecho para reivindicar que cabía en la tabla).

 

DESHOJANDO LA MARGARITA: NEOPRENO SÍ, NEOPRENO NO

Como es posible que sepas -y si no, coge papel y lápiz-, normalmente en competición cuando la temperatura del agua está por debajo de 13 ºC el segmento de natación se suspende y no hay neopreno que valga; por encima de esos grados, en función de la distancia, su uso puede ser opcional.

Pensarás: “si me ayuda a flotar y voy más rápido en el agua, lo uso siempre que esté permitido y listo”. Muy bien Einstein, pero pronto descubrirás que, como ya nos pasa con nuestra compañera de fatigas, elegir un neopreno puede ser más difícil que llevar el anillo único a Mordor.

 

NO VALE TU BAÑADOR DE LA PLAYA

Es primordial dejar claro que un neopreno de triatlón nada tiene que ver con uno de surf. Olvídate de marcas como Quicksilver o Rip Curl, y céntrate en fabricantes como Orca, Zoot o Sailfish, entre otros. ¿Con mangas o sin mangas? Piensa que, ya que vas a estar embutido en un neopreno, cuanta menos piel esté en contacto con el agua mejor. La opción con mangas es, por lo tanto, muy valorable, aunque en algunos casos pueden llegar a molestar en los hombros.

Si nadas como Moussambani no esperes milagros

Gamas de neoprenos, las que quieras. Características varias para presupuestos que van desde “algo baratito, por favor” hasta “no escatimes, que soy del taco gordo”.  Si quieres entrar en baremos, podemos decir que por 150 € encontrarás un BBB(B) (bueno, bonito, barato… y básico) y uno de gama alta puede costar 800 € tranquilamente. Eso sí, no creas que pese a ese precio vas a volar en el agua o será ponertelo y nadar como David Meca, seguirás siendo tú. Y seguirás con la lengua fuera en cada brazada. Seguirás siendo Moussambani

En esta imagen lo tienen claro... ¡con neopreno antes que ir a pelo!
©License CC0

Como consejo te diré que una gama básica sacrifica flexibilidad pero favorece la flotabilidad, por lo que está orientado a principiantes que nadan como un pato mareado y que necesitan ayuda para no irse a pique por proa. Por otro lado, una gama intermedia o alta está más enfocada a triatletas con experiencia en natación, que prefieren sacrificar flotabilidad por más flexibilidad y evitar así  la fatiga en articulaciones.

Sabiendo esto, ya te tocará elegir en función de tu nivel y tu presupuesto. Recomiendo asistir a algunos de los muchos eventos en los que permiten probar neoprenos, para saber cuál se adapta mejor a ti, tu talla, etc. Lo único que está claro es que tienes que hacer ‘match’ con él. Y lo más importante: que no falte la fotito de Instagram para el postureo. ¡Pero con el neopreno! ¡No a pelo!

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *